¿Cómo funciona la fibra de la chía en el cuerpo?

O3-chia-hidratada

Consumir semillas de chía puede ayudar a estabilizar el azúcar en la sangre y reducir los antojos de comida chatarra.

Cuando se añaden semillas de chía al agua y se deja reposar durante 30 minutos, la chía forma un gel (el gel se debe a la formación de fibra soluble en el chía). Los investigadores sugieren que esta reacción también tiene lugar en el estómago, retardando el proceso por el cual las enzimas digestivas descomponen los hidratos de carbono y las convierten en azúcar.

Mediante la eliminación de los picos y valles de azúcar en tu sangre, se obtiene un nivel de energía más consistente y antojos reducidos.

La chía absorbe hasta 12 veces su propio peso en agua y se expande para frenar el apetito, por lo que la adición de al menos una cucharada de las semillas de chía a tu dieta puede reducir la ingesta de calorías y ayudar a reducir la densidad de energía (o calorías) de los alimentos, más el doble de la cantidad de fibra que tu recibes.

La fibra es vital para todos los aspectos de la salud, y es especialmente clave para la pérdida de peso y la digestión. La fibra ayuda a la digestión lenta y te hace sentir más pleno al absorber los fluidos que hay en tu estómago.

La chía tiene fibra soluble (que forma el exterior de gel), y fibra insoluble. Ambos tipos de fibra son saludables para el sistema digestivo.

  • La fibra insoluble ayuda limpiar el tracto intestinal.
  • La fibra soluble puede actuar como prebiótico y ayudar a alimentar a las buenas bacterias en el sistema digestivo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>